20071231elpepuage_2.jpg

La cantante más exitosa de 2007 ha hecho sus primeras declaraciones de lo que es la fama y la industria musical hoy en día. Con tan sólo 19 años, la cantante barbadeña tiene ya un pequeño análisis de las desilusiones y la soledad que vienen con el éxito profesional que ha tenido este año.

En la vida de Rihanna, tal y como ella cuenta, no sólo hay paraguas si no muchas noches en habitaciones de hotel con la televisión como única compañera, mucha desconfianza con la gente del sector, muchas puñaladas traperas...

Vamos, que con sólo 19 años ha visto la crudeza de la vida y lo que cuesta la fama, la de patadas que hay que dar para trepar y la de patadas que se reciben para hacer caer. Al menos ella es consciente de todo esto y del ambiente en el que se mueve: "No puedes confiar en ellos. Por eso, cuando entro en contacto con una situación o persona, lo primero que hago es quedarme callada un rato. Me siento y observo. Me ayuda mucho a comprender cómo se juega a ese juego. Un juego que apesta pero que a veces hay que jugar".

Enlace: Rihanna asegura que la fama le ha hecho solitaria e infeliz