Según El País, Angelina Jolie y Brad Pitt dejaron a su prole multicolor en casa para darse un capricho de fin de semana y viajar a Bilbao.

A pesar de que la visita fue totalmente de incógnito, esa manía de los famosos por llevar gafas de sol aunque sea de noche (véase Vicky Beckham en el último partido de David como jugador del Real Madrid), hizo que algunos viandantes avispados los reconociesen.

Mr. y Mrs. Smith fueron vistos en el Guggenheim, desde donde se fueron al hotel Marqués de Riscal (en una localidad alavesa), diseñado por Frank Ghery. Vamos, una visita muy arquitectónica.

Ante esta información tan escueta sobre su visita, surgen miles de preguntas: ¿probó angelina el bacalao a la bilbaína?, ¿Le gustó el perrito a la entrada del Museo Guggenheim?, ¿se bebieron una copita de patxarán?…

Vía: El País