Ser cienciólogo puede cerrar puertas.

Tom Cruise se encuentra ahora con que la película que quiere rodar en Berlín sobre el más famoso conspirador contra Hitler (”Valkiria”), no obtiene permisos para grabar en determinadas localizaciones debido a la adhesión de Cruise a la iglesia de la Cienciología.

Fuentes del Gobierno alemán han anunciado que ese no es el motivo real, si no que las grabaciones se pretenden hacer en lugares donde pueden molestar a funcionarios públicos que están en su puesto de trabajo (el Ministerio de Defensa, por ejemplo).

Sin embargo, ¿será esta una forma de cubrirse los alemanes?, ¿será lo otro una estratagema ciencióloga para hacerse las víctimas ante cualquier inconveniente que las situaciones presenten?

Cualquiera de las dos opciones es válida, apuesten por una y… probablemente acertarán.

Vía: La Segunda