michael-jackson.jpg

Siempre ávidos de listas, los norteamericanos nos han sacado ahora a la luz las 15 peores cirugías plásticas de los últimos tiempos y, la verdad, concuerdo bastante con ellos.

En el número 15 (y yo creo que es un buen puesto, porque con el doble desastre que tiene podría estar mejor situada) se encuentra Tara Reid, la famosa actriz que no trabaja nunca.

La siguen de cerca Lil Kim (que da miedo, la verdad), Kenny Rogers y su lifting facial o los pechos XXXX-L de Tori Spelling (de la que se puede decir que todas sus otras cirugías le han mejorado bastante la cara).

Melanie Griffith se sitúa en un peligroso cuarto puesto, adelantada por Pete Burns y la multioperada y felina Jocelyn Wildestein (cuyas operaciones son el único motivo de su fama).

El primer puesto lo lleva, sin duda, la única persona que se ha operado tanto que de negro pasó a ser blanco. El rumor que corre sobre su nariz es que ya se le ha caído varias veces en público, como la de los payasos y, la verdad, no me extrañaría que las madres les dijeran a sus hijos: "o te acabas el pollo o viene Michael Jackson", porque ahora mismo el pobre está que da miedo.

Enlace: The 15 worst plastic surgery disasters you will ever see