Ayer Rihanna se paseó por las calles de Nueva York, llevando una blusa negra que transparentaba sus senos sin brasier. Así, los fotógrafos pudieron captarla en imágenes como ésta, y descubrir que la cantante tiene piercings en los pezones.

Seguramente, más de alguno estará babeando mientras observa la foto, totalmente desconectado de mis palabras. De todos modos, voy a decirles qué opino: la niña tiene un cuerpazo, es muy sexy y llamativa, pero la facha es lamentable. ¿Qué onda con los mechones rubios del fleco? Y eso de andar mostrando los aros de los pezones... Bueno, me parece de muy mal gusto.

Ah, qué Rihanna tan mugrosita para vestir. Qué desperdicio.