Vanessa Hudgens, en entrevista para Allure asegura que se sentiría muy incómoda si tuviera que desnudarse en alguna película. Después de tantas fotos reveladoras, todo mundo se ríe de la declaración, pero la joven actriz se defiende, diciendo que esos desnudos suyos que estuvieron circulando por la red fueron concebidos como algo "muy íntimo", y que jamás debieron salir a la luz.

"Por lo menos la gente ahora puede aprender de mis errores", dice Vanessa en tono arrepentido, casi virginal. Quién sabe por qué su afirmación me suena artificial e innecesaria. A estas alturas, nadie le creería eso de que es una chica tímida.