Heidi Montag y su nueva cara

El asunto de Heidi Montag y sus mil cirugías para "mejorarse" o parecerse a Jocelyn Wildenstein ha trascendido de manera importante por las razones que ella ha argumentado para hacérselas.

Leía yo que Heidi quiere ser la mejor persona posible, por dentro y por fuera y como está en una industria diferente, por eso tiene que tomar medidas tan drásticas. A mi modo de ver, es anunciarle al mundo que no tiene ningún talento y que lo único que puede hacer es volverse irreal. No me imagino a Meryl Streep diciendo que tiene que hacerse 40 cirugías porque así es la industria.

Por si no fuera poco ahora asegura que no es una obsesión lo que se hace y que durante la cirugía casi muere porque tuvo una sobredosis de Demerol, el anestésico recomendado para la ocasión.

¿Quedó bien? dicen que al menos no se ve deforme, pero el punto es que su cara no parece ya manifestar ninguna expresión y la cirugía plástica se vuelve una obsesión. La manera en que opera este conflicto psicológico ya lo hemos visto en otros artistas y se llama trastorno dismórfico corporal.

Algunos pueden hacerse cirugías para "mejorar" algo que siempre estuvo bien pero que en su cabeza lo ven tan mal, pero las constantes operaciones sólo aumentan el descontento del paciente. ¿Quiere llamar la atención Heidi de esta manera? podría ser. Desconocemos su vida personal pero no parece saber manejar la presión de vivir en Hollywood.