kater mossKate Moss acaba de cerrarles la boca a todos aquellos que decían que estaba comenzando a dejar de ser la chica mala que todos conocemos. Al parecer tuvo que cancelar sus vacaciones por culpa de sus excesos.

         La modelo tenía planeado viajar a Tailandia, pero después de todo el pavo que comió y todo el champagne que bebió en Navidad, la resaca pudo más que sus deseos de terminar el año en el lugar en donde hacía más de cuatro meses tenía planificado ir. Es que al día siguiente se sentía tan enferma que su novio, Jamie Hince, le dijo que así no podía viajar, que viajarían después.

         La verdad es que no me parece tan escandaloso que haya comido y bebido de más ¿Quién no lo hizo en alguna(s) oportunidad(es)? Lo que sí sonó un tanto más bochornoso es que, entre cancelación del viaje y otras pequeñeces, la resaca le costó 22 mil dólares!!!

         Pero como toda historia frívola del mundo de las modelos ricas, famosas y bellas, todo terminó bien: Kate y Jaime pudieron viajar el 29 y ya se deben encontrar felices, disfrutando del nuevo año en tierras tailandesas.