Ya sabemos que ni siquiera las supermodelos son perfectas, pero quién podría decir que en su cuerpo siempre tan delgado Kate Moss escondería una barriga de cerveza. ¿O creyeron que era de comida?

Kate estaba pasando un buen rato en las playas caribeñas de St. Barts, a donde viajó con su novio por una sesión de fotos. Como era de esperar, allí la sorprendió un paparazzi mientras la señora hacía topless y mostraba una barriga que evidentemente es producto de su conocida afición a la bebida.

Alguien debería avisarle que, si de verdad quiere estar delgada, que empiece por dejar el alcohol en vez de promover la anorexia como si fuera una adolescente. La barriga de una persona que come de manera saludable es por lejos mucho más decente que la de alguien que arruina su cuerpo por vivir de juerga en juerga.

Kate, madura. Por favor.

Fotos: TMZ