Cada día que pasa se sabe un poco más sobre el video sexual de Kendra Wilkinson. Que sus abogados mueven cielo y tierra para impedir que se difunda, que en un principio ella misma quería venderlo a una productora, que su publicación podría acabar con su familia… Mientras, de a poco vamos conociendo alguna que otra imagen del video en cuestión: hoy tenemos la candente portada.

En la imagen podemos ver a Kendra en un primer plano a la izquierda, con su cara de Barbie inocente. A la derecha, por el contrario, vemos fotos en las que aparece en indiscutible actitud sexual, muy cerca de la cremallera de un señor (hacer clic sobre la foto para verla en grande).

Convengamos en que el diseño es muy malo y que las imágenes no son tan explícitas. Pero lo que nos importa, en realidad, es que los que tienen el video parecen dispuestos a todo. Primero unas fotos, luego la portada, más fotos, después el video, y cuando Kendra Wilkinson se dé cuenta, ya todos conocimos “su intimidad”.