__John Cavanagh__, el hombre acusado de falsificar y difundir la foto en la que aparece el rostro de Emma Watson montado sobre un torso desnudo, se declaró culpable y deberá ir a la cárcel.

Luego de que Emma probó que no es realmente ella la de la foto, sino que se trata de un truco de edición (muy malo, por cierto), la justicia comenzó una investigación para encontrar a culpable de semejante calumnia. Finalmente, encontraron las dos fotos del montaje en el PC de este tal Cavanagh, junto con muchas otras fotos de menores desnudos que comercializaba a través de Internet.

¡Enhorabuena! Al fin uno de los tantos casos de difamación de celebridades queda al descubierto y, además, sirve para encarcelar a uno de los tantos delincuentes de la industria de la pornografía infantil. Después de todo, la reputación de Emma Watson quedó nuevamente intacta.