Hay artistas que son más o menos cercanos a su público. Pero Beyoncé ha demostrado que se puede ser popular en el mejor sentido de la palabra y disfrutar de un buen baile en la calle, con la gente común y corriente como nosotros. Si no me creen, vean como mueve sus generosas curvas al compás de The Wobble.

El baile espontáneo sucedió este miércoles, cuando fue a visitar a su suegra, en Nueva Jersey. Al llegar a la casa de la madre de Jay–Z, se encontró con una fiesta improvisada en la calle y no dudó en sumarse a bailar junto a los vecinos.

Como era de esperar, la gente no lo podía creer. Pero en vez de abalanzarse sobre ella para pedirle autógrafos o tomarse fotos, siguieron disfrutando de la música y entre todos realizaron a la perfección The Wobble, una canción con línea coreográfica propia que se ha vuelto casi tan popular como fue la Macarena.

El vídeo está desde ayer en YouTube y ya es uno de los más visitados. Y no es para menos, ya que no es común ver a una celebridad como Beyoncé disfrutando de un buen momento con los vecinos, como cualquier chica de barrio.