Cuando tienes muchísimos años entreteniendo a los fanáticos de la lucha libre, de seguro tendrás problemas en todo tu cuerpo al pasar los años, sobre todo la parte más vulnerable en este entretenimiento deportivo, la espalda. Parece mentira que en un deporte catalogado como mentira puedan surgir estos problemas de salud, pero ese es el precio que se paga por tener fanáticos leales que te quieren ver pelear siempre.

En la mañana de ayer la vida le pasó factura al gran Hulk Hogan ya que no podía levantarse para nada de la cama, ni siquiera moverse, por lo que tuvieron que llamar a los paramédicos para que lo lleven a un hospital. Días antes estaba quejándose de los dolores que lo acompañan ya por años, pero esta vez ya fue demasiado. Solo imagina por un momento que clase de dolor debe haber sentido un tipo tan rudo para que ni siquiera se haya podido mover. Supongo que a sus 57 años desgraciadamente ya nada es lo mismo.

Al menos podemos saber que esta muy bien en el hospital, ya que el mismo grabó y subió un vídeo en Twitter. Así que si eres seguidor del reality de su hija, o simplemente eres de esos clásicos fanáticos de la lucha libre, puedes ver el vídeo a continuación.