Jennifer Aniston parece estar cansada de protagonizar ingenuas comedias románticas, en las que siempre es la chica buena que se queda con el galán de la película. Quizás por eso haya decidido dar un salto en su carrera y protagonizar escenas más arriesgadas. Su primer paso es encarnar a una mujer liberal que participa de un trío sexual lésbico.

En Wanderlust, el filme en cuestión, una pareja (interpretada por Jen y Paul Rudd) deciden unirse a una comunidad hippie. A partir de entonces, las escenas no se parecerán en nada a lo que Jennifer nos tiene acostumbrados. Aparecerá en topless, fumará marihuana y se acostará con todos los hombres del lugar. Pero irá aún más lejos, ya que también tendrá sexo con otras dos mujeres, una de las cuales está embarazada.

¿Qué habrá motivado a Jen para tomar semejante riesgo? ¿Será que siente que su carrera no ha avanzado en estos últimos años? Convengamos en que siempre la vimos en comedias divertidas, pero superficiales. Es muy probable que esté buscando que la tomen como una actriz “en serio”, por eso se ha decidido a afrontar un cambio drástico.

Por mi parte, creo que me costará muchísimo verla en ese tipo de escenas. ¿Y a ustedes?