Tan sólo son rumores, pero desde ayer los fans de Glee están a la expectativa de saber si Mark Salling seguirá en la serie de televisión. Sucede que en el cuarto y último capítulo no apareció y, aparentemente, en el quinto tampoco lo veremos. ¿Puck saldrá de la historia?

Aparentemente, Mark habría decidido priorizar su propia banda (recordemos que hace poco lanzó un disco por fuera del programa) y a los productores de Glee esto no les gustó nada. Por eso, sumado a otras disconformidades con respecto a su comportamiento, habrían decidido rescindirle el contrato.

Sin embargo, también están quienes aseguran que Mark, con el apoyo de los productores, se tomó un breve período de tiempo para ocuparse de los asuntos de su grupo musical. Según esta versión, la serie siempre fue su prioridad, por eso él estaría volviendo a la pantalla en el capítulo sexto.

Lamentablemente, hasta que una fuente oficial no salga a confirmar o negar estos rumores, es muy difícil especular acerca de su  veracidad. Ambas suposiciones parecen válidas.

Por un lado, ya se venía diciendo que la vida personal que lleva Mark Salling no estaba bien vista por los creadores de la serie, puesto que es demasiado mujeriego y el programa se orienta a un público familiar. Además, es entendible que la fama que le llegó de la mano de Glee haya tenido mucho que ver con el repentino éxito de Pipe Dreams, el álbum que lanzó hace algunos meses. Y, si tenemos en cuenta que este no parece un chico al que le atraiga ser una celebridad sino más bien respetar sus principios, suena razonable que haya aprovechado ese “empujón” para continuar con lo suyo.

Por otra parte, con la proyección que ha alcanzado Glee, parece medio estúpido que se quiera retirar justo cuando está subiendo a la cresta de la ola. Si lo que él busca es crecer como músico, yo creo que la serie aún tiene mucho más para darle. Y no sólo hablo de fama y dinero, sino también de experiencia.

En fin. Habrá que esperar un comunicado especial, o bien aguardar hasta que se emita el sexto capítulo y comprobar si era verdad o no lo de su regreso.