Como ya se sabe porque lo ha dicho en innumerables ocasiones, Keith Urban,' ha gritado a los cuatro vientos el amor que siente hacia su mujer Nicole Kidman. El cantante country asistió al programa de la célebre Oprah Winfrey para hablar sobre la relación que mantiene con la actriz y para hacer balance de los cuatro años de matrimonio. También quiso, de esta manera, demostrar a sus fans, que ya había superado su adicción a las drogas y que eso era parte de un pasado olvidado.

Según sus propias palabras, su mujer ha sido la causante de que haya podido recuperarse, ya que a los cuatro meses de su enlace, Keith ingresó en un centro de desintoxicación por voluntad propia. Ese fue justo el momento en el que pensó que su matrimonio podría romperse. Hubo un momento de la entrevista en el que comentó que quiso tomarse un descanso para no destruir lo que ya había conseguido con Nicole:

Vamos a dejar pasar unos años hasta que tengamos algo más sólido, porque este tipo de cosas nos podrían separar. Esto podría destruir nuestra relación. La forma en que Nic manejó la situación fue perfecta. Todo fue cuidadosamente diseñado y creo que entonces llegó el momento de fundirnos juntos

Su mujer estuvo en el plató acompañándolo en toda la entrevista, mostrando así su apoyo más sincero. Le demostró su apoyo con estas palabras:

Nadie podrá amarte tanto como yo

Admite estar tranquilo, enamorado y limpio de drogas. Nicole ha sido la ayuda más importante que ha tenido en la vida, aunque su hija Sunday Rose también ha sido parte importante en su superación personal. Después de toda la tormenta vivida, lo único que quiere hacer es estar tranquilo con su familia y demostrarle todo su amor.

Keith terminó la entrevista admitiendo:

Miro atrás y me doy cuenta de que Nic me ha enseñado y me ha aportado mucho en mi vida, abriéndome los ojos en diferentes maneras".

Imagen: The Vintage Dragonfly