Nicole Richie y Joel Madden se comprometieron en febrero y el sábado pasado finalmente se casaron. En una ceremonia secreta, pero a todo lujo, la pareja (que ya tiene dos hijos) intercambió votos de matrimonio.

La celebración tuvo lugar en la casa del papá de Nicole, Lionel Richie, en Beverly Hills. Estiman que contó con aproximadamente 150 invitados, entre los que se encontraron varios artistas de la música, como Gwen Stefani y Gavin Rossdale, y dos grandes amigas de la novia: Khloe Kardashian y Samantha Ronson. Su ex eterna amiga, Paris Hilton, brilló por su ausencia (como era de esperar).

La fiesta estuvo inspirada en el Invierno, y aseguran que ha sido muy elegante, al estilo hollywoodense. Como vestido de bodas, Nicole eligió un modelo de 20 mil dólares de Marchesa, una de las casas de diseño preferidas de muchas celebridades.

Pero de lo que más se habla, es de la inclusión de un elefante en la fiesta para realizar un número circense. Se ve que se está convirtiendo en tendencia, porque ya no son sólo Katy Perry y Russell Brand los dos locos a los que se les ocurre utilizar ¨animales exóticos en su boda.

Finalmente, una de las "chicas malas" de Hollywood parece dejar su vida de excesos atrás para convertirse en una mujer con compromisos legales. Si bien este cambio ha sido progresivo, la relación con Joel Madden evidentemente la ayudó a encarrilarse y a encontrar otros caminos, como el de la maternidad.

¡Felicidades, Nicole Richie y Joel Madden!