Quién hubiera dicho que la intervención de un tercero fuera fundamental para que Zac Efron y Vanessa Hudgens decidieran romper su relación. Menos aún, a quién se le ocurriría que este fulano fuera Leonardo DiCaprio. Eso sí, este no fue un caso de infidelidad, sólo de influencia. Concretamente, aseguran que la ex parejita feliz se separó a causa de un consejo que Leo le dio a Zac.

En este último tiempo, ambos se han hecho amigos. Zac admira mucho a Leo, como persona y como profesional, incluso escucha todo lo que le dice y lo asimila como si fuera la verdad absoluta. Por eso, cuando le dijo que debería alejarse de la imagen de "el chico de High School Musical" si quería que lo vieran en serio, él lo tomó al pie de la letra. Y, además, consideró que alejarse de la película que lo lanzó a la fama incluía separarse de quien lo acompaña desde entonces: Vanessa.

Lo cierto es que, si el consejo realmente existió tal como dicen, Leo jamás le a Zac que dejara a su novia. Sin embargo, bien sabemos que DiCaprio es un adicto al trabajo y ha resignado muchas cosas en su vida (incluso la opción de casarse con su novia desde hace años, Bar Refaeli) en pos de su carrera. Al parecer, Efron es muy influenciable y está tratando de imitar las estrategias que cree que le llevarán al éxito inminente.

La verdad es que me gustaría creer que todo esto no fuera cierto, porque hablaría del poco respeto y amor que Zac le tendría a Vanessa. Y así se caería otra ilusión de amor verdadero entre famosos.