Paris Hilton es la típica chica dorada con grandes momentos y grandes fiestas que mucho vemos en Hollywood, pero que algún día caen.

Pero mientras les dura la buena vida la disfrutan al máximo. Hace unos cuantos días se supo que Paris ofrecería una fiesta por su cumpleaños numero 30, en la cual más de lo que estamos acostumbrados no escatimaría gastos de diversión. La policía de Los Ángeles estuvo alertada dos días antes del suceso y tomaron las precauciones del caso dando patrullajes constantes a la mansión que Paris escogió para su fiesta y le advirtieron que cualquier disturbio, alto volumen de música o carros mal aparcados fuera de la mansión, donde se desarrolaría la celebración, sería penado con todo el rigor de la ley. Espero que eso en realidad sea si algo ocasiona Paris, más aún luego después de que su novio le regalara un Lexus LFA. El mundo es un lugar mejor sabiendo que Paris puede manejar un carro a 204 MPH

Pero vamos, es Paris Hilton... ¿qué le puede importar?

El tema de su fiesta de cumpleaños fue al estilo de Moulin Rouge, el famoso cabaret francés del que se basó una historia para llevarla al cine hace unos años. Un pastel hecho por la exclusiva pastelería Hansen's y si te preguntas el por qué de exclusiva, déjame contarte que el pastelito costo $3200.

6 (si, seis) open bars para que los invitados disfrutasen de las bebidas alcohólicas que deseasen en cantidades industriales, un Iron man con una mezcla de Tron y un glow stick disparando un láser como si no hubiera un mañana y docenas de ninfomanas desnudas con el arte del cuerpo pintado sirviéndote lo que tú quieras son de las cosas que puedes esperar ver en el cumpleaños de tu querida amiga Paris.

Pero es en esas ocasiones en las que se dan a conocer personas espectaculares, con decisiones y actos casi heroicos. Este es el caso de Paz un cantante que se coló sin ser invitado a la fiesta de Paris con un amigo y después de ver estos gastos absurdos y unos cuantos tragos de mas, se puso a conversar con uno de los encargados de la seguridad del evento quien le comento que muy probablemente botarían a la basura el pastel.

Sin pensarlo dos veces Paz llamo a su amigo, le comentó lo sucedido y decidieron rescatar el pastel del basurero de Paris.

Les dejo una galería para que vean un poquito de lo que se vivió en el cumpleaños de la nena Hilton, como le decimos sus amigos.

Fotos: Paz blog