Hace poco Billy Ray Cyrus nos daba la noticia de que iba a cancelar los trámites de divorcio con su esposa y que estaba dispuesto a recuperar a su familia, y es algo que al parecer lo está haciendo muy bien, ya que la semana pasada teníamos a la misma Tish agradeciendo por facebook a todos por el apoyo y el cariño, y nos dejó en claro que su familia está más unida que nunca. Incluso Miley Cyrus parece estar super feliz con la decisión de su padre, pero lo que él no pudo conseguir todavía, es tener cierta amistad de padre e hija.

Si bien él dijo estar cada vez más cerca de su hija, como en las épocas de Hanna Montana, todavía quisiera que su hija pueda confiar más en él, que sea de esos hijos que confían en sus padres y vienen a pedirle un consejo:

Todavía quiero ser amigo de Miley. Yo quiero ser esa persona con la que ella venga a hablar de cosas buenas, malas o indiferentes. Sólo quiero que ella confíe porque sé que la quiero más que a la vida misma y estaré a su lado en las buenas y en las malas.

Realmente Billy Ray se ha sincerado y ha hablado con el corazón de un padre. Aunque nosotros comentemos las cosas que hace Miley y en algunos casos critiquemos negativamente, para él debe ser una situación dolorosa que se le ha ido de las manos, y que en cierta forma debe sentir culpa, porque no olvidemos que fueron los padres los que introdujeron a Miley al mundo del espectáculo. Ciertamente sus aires de diva fueron creciendo de chica y eso fue alejándola cada vez más de su familia.

En una entrevista que tuvo Billy Ray recientemente con Robin Roberts de Good Morning America, la conductora le dijo:

¡Ella tiene muchos amigos, necesita un papá!

A lo que él respondió:

Te prometo que voy a hacer mi mejor esfuerzo para ser un buen padre.

Espero que sigan juntos, y encuentre la forma de poder comunicarse mejor con Miley.