Creo que solo Charlie Sheen sabe por todo lo que ha pasado estos últimos meses. No ha habido un solo portal, diario o revista que no haya relatado algún suceso relativo a la vida del actor. Sus problemas con las drogas, el alcohol y las estrellas porno, parecían el punto cúlmine de una historia sin retorno, sin embargo, el actor ha hecho todo lo posible por tener la custodia de sus gemelos, pese a su comportamiento irresponsable. Pero no todo le ha salido bien, ya que hoy martes, ha perdido un juicio para obtener la custodia de Bob y Max, sus hijos gemelos.

El actor y su ex esposa __ Brooke Mueller__ se ven prácticamente en los tribunales, y es allí donde ella ganó el juicio, y a pesar de que algunos le hayan notado los ojos vidriosos o medio inestable en su equilibrio físico, su rostro estaba lleno de alegría frente a esta noticia. Pero no olvidemos que Brooke también acarrea varios problemas de adicción. En este momento se encuentra haciendo un tratamiento en un centro de rehabilitación que hasta ahora se desconoce el nombre, y su madre será la que se encargue de llevarle los niños a la escuela. Brooke intenta recuperarse de una adicción a la cocaína y al crack, y aunque no sea la madre ejemplar, el juez le ha concedido a ella la custodia de sus hijos de dos años. Mientras tanto, Charlie no ha querido mencionar una sola palabra al respecto.

Y ahora lo que a todos nos preocupa, es la salud de estos niños, tanto mental como física, porque si vamos al caso, ellos fueron concebidos por dos personas adictas a las drogas y ellos podrían ser propensos a seguir con esa adicción. Ojalá no sea así, y puedan ser felices, a pesar de los problemas y peleas de sus padres. Afortunadamente, mientras sus padres peleaban en los tribunales, ellos jugaban felices en el parque con su niñera.

Imagen: PopCrunch