La mayoría de grandes artistas tienen demonios en su juventud, son hechos que los marcan y en parte de ahí se desata toda la furia que tienen guardada por tanto tiempo. Pero hay cosas que uno prefiere bloquear de su mente, hasta que después de un buen tiempo resurgen esas memorias que es mejor tenerlas enterradas en el olvido, pero que es inevitable recordarlas, sobretodo si tuviste un episodio tan terrible como una violación siendo tan pequeño. Lastimosamente muchas personas no denuncian estos hechos y los que cometen estas atrocidades casi siempre salen impunes en estos casos, lo que hace que la experiencia sea aún peor, al saber que no se hará justicia.

Este es el caso del gran músico Scott Weiland, que tenía bloqueado en su mente un terrible episodio de su juventud, pero estar en terapia le resultó regresar a un terrible episodio de su temprana adolescencia. Cuando el músico tenía doce años un muchacho que estaba por graduarse en su mismo colegio, lo invitó -obligó- ir a la casa de el, según Scott todo fue tan rápido, el tipo lo violó y este delincuente solo atinó a decir que si lo acusaba le iba a arruinar para siempre su vida social. Pero lo que uno no piensa a esa edad tan joven es que en realidad el que se le arruinaba la vida social y su vida entera era al violador, pero desgraciadamente Scott Weiland no tuvo la fuerza para poder denunciarlo.

Es una gran pena que esto le haya ocurrido a tan gran artista, tal vez esta sea una de las razones por la cual el decidió sacar todo su enojo interno haciendo lo que mejor sabe hacer, Rockear. Esta experiencia de Scott Weiland nos deja una valiosísima lección, si estas siendo molestado o acosado sexualmente, entonces lo primero que debes hacer es denunciar.