Aunque las drogas y el alcohol la hayan llevado a la muerte a Amy Winehouse, no sólo la música tendremos de ella para recordarla por siempre. Como muchos habrán ignorado, la cantante tenía una fuerte visión de la moda y cómo elegía verse a la hora de un espectáculo. Esta visión y esta originalidad, hizo que se uniera como colaboradora con la marca Fred Perry, para lanzar sus propios diseños de moda. Ahora, luego de su partida, varios de estos atuendos quedaron guardados a la espera de un lanzamiento. Finalmente, Fred Perry decidió que es hora de mostrar el trabajo y el talento de Amy con la moda y lanzar una colección otoño 2011 y una de primavera 2012.

La decisión fue tomada luego de que se le consultara a la familia. Esta colección, tendrá como objetivo principal, continuar con lo que Amy había empezado y recaudar dinero para la reciente fundación de caridad "Fundación Amy Winehouse", según informó la marca en un comunicado:

Amy era una apasionada y dedicada a la colaboración, y su estilo en la firma, está estampada en cada una de las piezas. Las regalías y honorarios de ambas colecciones serán donados a su fundación. Fred Perry también hará una donación por su cuenta a la fundación.

Fue Richard Martin, el director de marketing de Fred Perry, quién notó que la cantante venía usando los diseños de la marca y ya se estaba haciendo su sello personal. Esos atuendos inspirados en los años cincuenta y el peinado alto, eran los favoritos de la cantante y la fidelidad por este look, hicieron que fuera llamada para colaborar con los diseños. Es un estilo más bien clásico, pero no por ello deja de ser sexi, con actitud y personalidad. Esta invitación había dejado muy sorprendida a la cantante, ya que las colecciones llevarían su nombre, se sentía muy halagada de que la hubiesen elegido a ella, y sus padres no se lo pensaron ni un minuto en decidir que esa colección viera la luz a pocos días de se muerte.