El precio de ser celebridades es alto, y mucho más cuando se está casado con un importante empresario. Y es que Salma Hayek quién tenía el porvenir de su familia seguro y contaba con los millones de su esposo, el empresario François-Henri Pinault, ahora tendrá que ver cómo parte de ese dinero se le va, y va a parar a manos de la ex top model, Linda Evangelista. Hace muy poco nos enterábamos de que la bella modelo tiene un hijo con el marido de la actriz, y que llevaba 4 años ocultándolo. Pero esa no es la única gran sorpresa que se ha llevado Salma, sino que tendrá que compartir el dinero con Linda, quién pide al multimillonario una suma de 46 mil dólares (32 mil euros) por mes.

Con semejante fortuna, ese dinero no es nada para el propietario de Gucci, Yves Saint Laurent, Balenciaga y Puma, entre otras firmas. Pero Linda está decidida a ganar esa demanda, que no conforme con que esa suma mensual sea la más cara de la historia de ese tipo de demandas, le agrega a suma de 80 mil dólares (56 mil dólares) anuales, para cubrir los gastos de niñera. A todo esto, Pinault no ha mostrado ganas en soltar semejante cantidad de dinero, diciendo que la modelo no necesita tanto dinero para mantener al niño, sino más bien para pagar sus caprichos y despilfarrar su dinero en choferes, gimnasios y salones de belleza. Pero la demanda sigue en pie y lo más probable es que el millonario termine pagando lo que la modelo exige.

A todo esto, Salma no ha hablado nada al respecto y parece no afectarle mucho que su esposo tenga otro hijo. El niño de cuatro años de llama Augustin James y es fruto de un corto romance que tuvo la modelo con el millonario en 2006. Ellos se conocieron cuando él estaba separado de Salma, pero poco tiempo él volvió con la mexicana y tuvo una hija llamada Valentina. En 2009 luego del casamiento de la pareja, comenzaron los rumores acerca de la paternidad de ese niño, pero la modelo desmintió todo y dijo que el padre del niño era un arquitecto. Ahora que se han sacado los trapitos al sol, el multimillonario tendrá que hacerse cargo de su hijo, por más millonaria que sea la demanda.