La fiesta más grande de la televisión ha llegado a su fin. Como ocurre año con año, la Academia de las Ciencias y Artes de la Televisión reconoce a las mejores producciones pertenecientes al horario primetime. En el evento se da cita la crema y nata de la pantalla chica; los actores, las actrices, los productores y todos aquellos que hacen posible la magia de la televisión. Precisamente esta magia fue el tema principal de la 63ª entraga de los premios Emmy.

En esta edición, la gala quedó en manos de Jane Lynch, quien el año pasado se llevó una estatuilla por su interpretación de Sue Sylvester en Glee. La ceremonia se desarrolló de manera dinámica, divertida y extrañamente rápida, lo cual se agradece. La ceremonia estuvo llena de emociones, algunas sorpresas entre los ganadores, momentos emotivos — y un "comentarista" que, en ocasiones, ni sabía que decir sobre los ganadores, ¿lo peor de la noche?

La magia de la televisión

Después de la alfombra roja, donde se respiró el nerviosismo y la expectativa, la ceremonia dio inicio con un número musical que representó la magia de la televisión, de la mano de nuestra anfitriona, Jane Lynch. Y, ¿quién revela el secreto detrás de esa magia? Nada más y nada menos que Leonard Nimoy (reverencia), quien tomó el lugar que originalmente sería de Alec Baldwin. FOX decidió eliminar su participación por un chiste en referencia al escándalo del hackeo telefónico por parte de News Corp.; FOX, cadena encargada del telecast este año, es parte de News Corp (¡que aprendan de NBC!).

Aunque forma parte del reparto de Glee, no hemos tenido oportunidad de escuchar a Lynch como cantante. No tendrá la mejor voz, pero su interpretación es superada por su carisma, por su actitud y esa magia que transmite a lo largo de su recorrido por el supuesto edificio de la televisión. Vemos a Jeremy Piven, de Entourage bailando. Mientras pasa por una cárcel, por el quirófano donde se encuentra a McSteamy Eric Dane, hasta llegar el set de los chicos de The Big Bang Theory. "Odio cuando los números musicales entran a nuestro departamento", aplausos para Jim Parsons (o, quiero decir, Sheldon Cooper).

Después de toparse con Randy de American Idol y los MythBusters, Lynch llega al set de Parks and Recreation, para dar paso a la mejor parte del video: su llegada a 1965, a las oficinas de Mad Men; esos gags quedan como parte de lo mejor de la noche. Obviamente no se podía quedar atrás con las referencias hacia Glee y, por fin, alguien se atreve a arrojar un slushie a Sue Sylvester; nadie mejor que la misma Jane Lynch. El número musical cierra con la llegada de la anfitriona al escenario, quién es recibida con aplausos de sus colegas actores.

Jane Lynch, nuestra anfitriona

A lo largo de la noche Jane Lynch trató de continuar con esa magia de la televisión, pero llegó un momento donde la misma producción no se lo permitió por cuestión de tiempos. Los comentarios realizados por Lynch fueron divertidos; al presentar a David Spade y Kaley Cuocu como las dos rubias; al presentan los Modern Family Awards cuando dicha serie comenzó a arrasar con todos los premios. Su mejor chiste: "¿Saben? Muchos me preguntan por qué soy lesbiana. Damas y caballeros, el reparto de Entourage".

Como presentadora, Jane Lynch tiene una chispa espacial. Es agradable, se nota que tuvo una velada divertida. Sin embargo, creo que la producción la desperdició por completo; como ocurre normalmente con los buenos presentadores de premios. A pesar de esto, a mi parecer, Lynch sobresale ante anfitriones anteriores como Jimmy Fallon, Ryan Seacrest — insisto, ese escenario no le ayudó en nada — y Ellen DeGeneres.

Ricky Gervais... censurado

Si alguien supo reírse de si mismo durante la ceremonia, ese fue Ricky Gervais. Su participación como presentador fue grabada previamente, para evitar cualquier mala palabra o comentario "controversial" como ocurrió en la pasada entrega de los Globos de Oro a principios de este año.

Considero esta presentación especial como otro de los mejores momentos de la noche: un video de minuto y medio a lo mucho, lo que resultó de una supuesta intervención de 10 minutos. Por supuesto, con las partes editadas, las palabrotas y demás... Excelente ejecución por parte de la producción detrás del evento; kudos especiales por el Twinkie.

La aparición de Charlie Sheen

Después de todo el escándalo entorno a su salida de Two and a Half Men, después de que Chuck Lorre dijera que lo quería muerto — a Charlie Harper, por supuesto —, Charlie Sheen aparece en el escenario de los Emmy para entregar el premio a mejor actor en serie cómica. Antes de presentar a los nominados y entregar la estatuilla, Sheen hizo referencia al programa que encabezó por ocho temporadas, deseándoles todo lo mejor para esta nueva etapa. ¿Se lo creemos? El premio lo entregó a Jim Parsons, protagonista de The Big Bang Theory, otra producción del mismo Lorre.

Algo que no se vio durante la transmisión, en el backstage de la ceremonia, Charlie Sheen tuvo la oportunidad de platicar con Ashton Kutcher, quien ocupa su lugar en el programa a partir de hoy con un nuevo personaje. Sheen compartió con sus seguidores una fotografía a lado de Kutcher, donde le desea todo lo mejor. No sé ustedes, pero yo creo que Charlie Sheen por fin encontró a un buen asesor para que lo guiará en su comportamiento público. ¿Será que el hombre no ha encontrado buenos proyectos? Como sea, hay que reconocerle el esfuerzo.

La coronación de Melissa McCarthy

Vaya sorpresa nos dieron las nominadas a mejor actriz en serie cómica y demos gracias al ingenio de Amy Poehler, titular de Parks and Recreation. Sofia Vergara y Rob Lowe fueron los encargados de presentar a las nominadas. La primera en ser nombrada, Amy Poehler, subió al escenario sorprendiendo a todos. ¿De que se trataba eso?

Con cada mención, una a una llegaron al escenario: Melissa McCarthy de Mike & Molly, Martha Plimpton de Raising Hope, Edie Falco de Nurse Jackie, Tina Fey de 30 Rock y Laura Linney por The Big C. La ganadora resultó Melissa McCarthy, quien recibió un ramo de rosas, una corona cual reina de belleza y su Emmy — la mujer no se lo podía creer —. Y, si me lo preguntan a mi, Amy Poehler se merecía el premio tan sólo por haber ideado este gran momento para la ceremonia; por favor, que sea la próxima anfitriona de los Emmy.

The Office muestra sus nuevos rostros

Así como Two and a Half Men estrena un nuevo personaje principal en su serie, The Office tendrá un nuevo jefe. Aprovechando este cambio en el reparto, la producción presento algunos nuevos rostros en la oficina. Entre las apariciones especiales destacan Aziz Ansari de Parks and Recreation, Tracy Morgan de 30 Rock, John Slattery de Mad Men, Aaron Paul de Breaking Bad, Mariska Hargitay, Nathan Fillon, un supuesto Khal Drogo, ¡Kim Kardashian!, Cee Lo con su silla de The Voice... y, para cerrar, Ashton Kutcher.

The Lonely Island, Adam Samberg, et.al.

Otra sorpresa que salió, prácticamente de la nada, fue la interpretación de un popurrí de canciones presentadas en Saturday Night Live. En la selección se incluyó la oda de Michael Bolton a los blockbusters, en específico Pirates of the Caribbean. La interpretación continúo con la excelente Maya Rudolph, Ed Helms y John Stamos. La participación musical terminó con Akon y su "clásico" I Just Had Sex. Digamos, que fue la sección especial para que se luciera el talento de Saturday Night Live. Divertido, ¿no lo creen?

In Memoriam

Siempre el momento más emotivo de la noche es el In Memoriam. En esta ocasión, el tributo quedó a cargo de Fraser Walters, Remigio Pereira, Victor Micallef y Clifton Murray, un grupo conocido como los Tenores Canadienses. Para la ceremonia interpretaron Hallelujah, mientras se recordó a aquellas personalidades que fallecieron en el transcurso de este último año.

Entre los recordados encontramos a Elizabeth Taylor, Peter Falk recordado como Columbo, Blae Edwards creador de La Pantera Rosa, Leslie Nielsen, Sherwood Schartz creador de Gilligan's Island y el gladiador Andy Whitfield — aún resulta increíble verlo formar parte de este grupo.

Los mejores discursos

Y, como ocurre en cada entrega, tenemos los discursos de aceptación. En esta edición, muchos ganadores no lo vieron venir. Entre ellos encontramos a la pareja de Modern Family, Julie Bowen y Ty Burrell, quienes interpretan a los Dunphy; ambos premios, como actores de reparto, bien merecidos.

En la categoría de mejor actriz de reparto en serie dramática, Margo Martindale no se creía estar arriba del escenario; sin duda otro premio más que merecido, por su actuación en Justified. Por su parte, Peter Dinklage recibía su premio a mejor actor de reparto por su impecable interpretación de Tyrion Lannister en Game of Thrones.

La gran sorpresa de la noche resultó Kyle Chandler, quien se llevó la estatuilla en el último año de Friday Night Lights. ¿Con cuál discurso se quedan?


Así dejamos atrás una entrega más, donde se reconoce a lo mejor de la televisión. Los actores y las actrices lucen sus mejores prendas, se divierten un poco, antes de dar inicio de lleno la nueva temporada 2011/2012. El próximo año, otra historia será. En general, una entrega divertida, muy respetuosa (comparada con años anteriores), aunque tal vez se desperdiciaron algunos momentos. En lo personal, me lo disfruté y eso se agradece (nada más que, por favor, no vuelvan a contratar al mismo pseudo-cómico comentarista).

Foto: Huffington Post | Reuters | Getty Images