Cuando parecía que todo iba bien en la vida de Jennifer Aniston, la vida le ha dado un pequeño golpe, ya que ha tenido un problema que, aunque podía haber sido más grande, siempre crea temor y miedo. La madre de la actriz, Nancy Dow, que tiene 75 años, se encuentra ingresada en un hospital de Los Ángeles tras sufrir un infarto cerebral, lo que se llama un ictus.

Los dos actores, Jennifer y su actual novio, Justin Theroux ya se han movilizado y están acompañando a la madre de la actriz en este momento tan duro para ellos. Ella, nada más llegar a la habitación en la que todavía se encuentra su madre, entró, mientras que Justin esperó fuera para dejar solas a las dos mujeres. Todavía no se sabe hasta qué punto ha sido grave la lesión que ha causado el infarto, ya que todavía ninguno de los afectados ha mandado ningún comunicado, ni por parte de ningún representante, para saber el estado real. Aunque sí que es cierto que la mujer puede haber tenido suerte, ya que los ictus dependen en qué parte del cerebro se da el infarto y la intensidad del mismo, tampoco se puede estar muy confiado, ya que también es una gran causa de mortalidad. Esperemos que no es el caso y que Nancy salga adelante sin ningún tipo de secuela. El diario Daily Mai ya se ha apresurado a decir que posiblemente la madre de la actriz haya podido perder la posibilidad de hablar.

Según fuentes cercanas a Nancy, la madre de Jenny no parecía encontrarse mal, ya que gozaba de una buena salud, y ha pillado por sorpresa a todos los que la rodean. Desgraciadamente este tipo de enfermedades llegan sin avisar.

Jenny ya ha pedido a los medios de comunicación que respeten su intimidad y que eviten el perseguirla o hacerle fotos o preguntas en estos momentos tan duros.

Deseamos que sus secuelas sean las mínimas posibles y que salga del hospital lo mejor posible.