Aunque se ha tardado un par de meses y, todos podíamos adivinar cuál era la causa de la muerte de una de las mejores cantantes londinenses, Amy Winehouse ya se sabe oficialmente la causa de su muerte. Debía de estar muy mal para beber y beber hasta causarse la muerte. Bebió hasta superar cinco veces el límite permitido para conducir en Londres.

Mucho se habló sobre la muerte de la cantante. Ninguno entendía por qué Amy Winehouse se iba tan joven y fue un shock internacional que apareció hasta en los noticieros de casi todo el mundo. Se hablaba de que estaba pasando un mal momento, que si había roto con su novio, que si estaba intentando desengancharse de la droga y también que estaba recuperada. Se habló mucho al respecto, pero sólo hubo una verdad sobre su muerte. Muchos se adelantaron a decir que la causa de la muerte se debió a que tomó alguna sustancia ilegal, pero fue mucho más lejos de la realidad. Aquellos que decían que habían visto a la cantante comprar drogas ese mismo día, o se lo habían inventado, o si lo había hecho, había tirado la droga, ya que no se encontró sustancias de ningún tipo ni en su apartamento, ni en su cuerpo. Sí que encontraron alcohol en el interior del apartamento varias botellas de vodka estaban vacías, cuyo alcohol, según se ha confirmado, se encontraban en el cuerpo de la cantante.

Afortunadamente, podemos decir que entonces podía haber conseguido fuerzas para dejar sustancias que pudiesen haberle causado la muerte, como lo son las drogas, pero seguramente nunca pensó que podría morir por la ingesta de alcohol. Sabíamos que la cantante seguía consumiéndolo, ya que una semana antes, había tenido que suspender su gira por su penúltima aparición en público, en la que aparecía totalmente borracha, balbuceando y cayéndose al suelo. Cuando su manager comentaba que estaba mejor podría haberse referido a las drogas, pero estaba claro que no lo estaba en lo que al alcohol se trataba.

Según la autopsia, su cuerpo indicaba que, en cierta manera, el representante tenía razón, ya que supuestamente había dejado de beber en las últimas semanas y que estaba prácticamente limpia de alcohol. Desgraciadamente, las ocasiones del concierto y de su muerte hubiesen sido las únicas en las que había probado el alcohol después de 'recuperarse'.

Su propia doctora lo comentó en una ocasión:

Ella hizo tremendos esfuerzos durante estos años. Ella tenía su manera de vivir y estaba muy centrada en hacerlo y conseguirlo por ella misma. El consejo que yo le di a Amy durante todo ese tiempo fue de palabra, tanto boca a boca como escrito, y le comenté sobre los efectos que el alcohol hace sobre el organismo, incluyendo problemas respiratorios, depresión, problemas de corazón, de fertilidad y de su vida en general

Ella miraba al futuro

Según ella, la noche anterior estaba muy tranquila: estaba riéndose, viendo la televisión y escuchando música en casa.

También han comentado que la cantante no hubiera fallecido si se la hubiese encontrado a tiempo, ya que los médicos hacen tratamientos como los lavados de estómago o podrían haber obligado a vomitar a la cantante para expulsar lo que había ingerido antes de que su organismo lo hubiese absorvido.

Está claro que ahora mismo ya está de más comentar este tipo de cosas, porque Amy ya se ha ido y no se puede hacer nada al respecto. Si no hubiese estado sola se podría haber solucionado su muerte, pero esto todo el mundo sabía que llegaría tarde o temprano, como lo sabía su madre y como lo había previsto años antes. Igualmente, el cuerpo de Amy ya no era el mismo y su tolerancia al alcohol no era la misma que cuando era más joven y cuando estaba más rellenita. En los últimos años estaba tan débil y frágil que se veía que podía haber pasado cualquier cosa.

Pero ya no está y sobran las palabras. Lo único que podemos hacer ya es escuchar su música y acordarnos de esa pobre alma que se fue tan joven, dejándonos sin escuchar más su voz y descubrir lo mejor que podía haber llegado a ser.