Aunque Jennifer Aniston ya ha confirmado que no tiene ninguna prisa por ser madre, sí que es cierto que son muy fuertes los rumores sobre las ganas que ella y su novio, Justin Theroux, tienen de tener descendencia. Aunque no llevan mucho tiempo juntos, Jennifer sabe que Justin es una persona muy importante en la vida de la actriz. Y por eso no nos extraña haber visto a la actriz en estos días con una barriguita muy sospechosa, como se ve en las fotos.

La actriz está en una relación seria, con la que se especulaba que seguramente podría haber una última boda. Aunque eso lo han negado, sabemos que seguramente llegará, al igual que sabemos que llegará el día en el que la actriz se quede embarazada, ya que es de sobra conocido que la actriz quiere ser madre algún día y que le encantan los niños.

¿Puede ser que sea cauta y no quiera contar a los cuatro vientos que está embarazada para luego no tener que luchar contra los medios periodísticos si hay algún problema durante se embarazo? Eso debe de ser muy complicado. El callarse un embarazo hasta que no haya más remedio que contarlo porque se note, es algo que ocurre con frecuencia en los famosos. Pero, ¿es normal entonces que la actriz de el bombazo así, con ese traje tan ajustado? o ¿es que no tiene vista y pensaba que el vestido le quedase bien? La verdad es que es muy bonito, pero no le quedaba muy bien si no está embarazada.

Hemos vistos a la actriz con el estómago y la tripita muy plana, por eso nos extraña tanto el volúmen que la actriz lució el día 17 en una alfombra roja. Durante esa presentación, los periodistas que estaban a su alrededor pudieron observar la tripita, que llamó casi más que su amplio escote.

Todavía no está confirmada la noticia, pero ¿qué creéis?, ¿está embarazada o sólo hinchada?