Steven Tyler se accidentó en un hotel de Paraguay mientras tomaba una ducha. El cantante de Aerosmith ya está grande para estos sustos, y una caída para un hombre de 63 años podría costarle varios huesos rotos, pero afortunadamente no ha sido tan grave para Steven. Ayer martes, el cantante se encontraba en Paraguay con motivo de una gira y una ducha reparadora terminó en un desastre de dientes rotos y cara lastimada. Un botones que lo encontró todo ensangrentado, llamó al servicio de ambulancias y fue llevado de emergencia a un hospital.

El botones llamado Gustavo Perez dijo que Steven había tenido una "mala caída" mientras se encontraba tomando una ducha. Y efectivamente, así fue. El golpe le costó una cirugía plástica en una de sus cejas y en sus labios, además tuvo que pasar por el servicio odontológico para arreglarse la boca, ya que con la fuerte caída perdió dos dientes. Pero afortunadamente salió a las pocas horas de la clínica, según comenta un diario paraguayo:

Las lesiones en piel con como la parte odontológica fueron solucionadas con el equipo médico. Luego de la intervención, el músico fue dado de alta y salió caminando por sus propios medios.

Algunos apuntan a que esta caída tenga que ver con una descompensación previa que tuvo Steven, aunque nada se confirmó. Por lo pronto, el recital que estaba previsto para ayer martes, se hará esta noche como si nada hubiese ocurrido, y el músico parece tener los mejores ánimos para seguir adelante con su recital. Pero aunque este pequeño y peligroso accidente nos sorprenda, no es la primera vez que le ocurre al cantante. En 2009 sufrió lesiones en su hombro, cuello y cabeza luego de que cayera de una pasarela mientras daba un recital al aire libre en Dakota del sur.

Afortunadamente ahora se encuentra bien, y esperemos que ese accidente se haya debido a la mala suerte, más que a otro problema que desconozcamos.

Imagen: EOnline