Hay artistas que tienen un cuerpazo, incluso después de haber sido madres. Este es el caso de Kate Beckinsale, que parece que nunca hubiese estado embarazada. Sé que, aunque a veces está un poco desaparecida de la farándula, sigue siendo la favorita de muchos, que están loquitos por los huesos de esta impresionante actriz (yo conozco a uno). Bueno, el caso es que, aunque no la conocí y no me gustó hasta que ví Van Helsing, he de reconocer que no sólo tiene belleza, sino que también tiene talento.

Viendo este cuerpo serrano, no me extraña que los vampiros quieran comérsela, si es que está estupenda con la edad que tiene ya, casi 40 años.

Las fotos fueron tomadas hace unos días, el 11 de este mes, mientras disfrutaba de unas vacaciones en México, junto a su pareja Len Wiseman.

No sé vosotros, pero yo estoy deseando verla ya en la última de Underworld, Underworld: Awakening, en la que volverá a ponerse en la piel de 'Selene'.

Imágenes: The Superficial