Angelina Jolie nos ha dejado casi helados con la confesión de que podría ser directora de funerales. Ser actriz, millonaria, tener un lindo esposo e hijos parece que no conforman los sueños realizados de Angie, que también se le cruzó por la mente que sería muy buena dirigiendo funerales. Si vamos al caso, este es un trabajo muy digno, pero se me haría bastante compicado verla pasar de la alfombra roja a desfilar entre lápidas. Sin embargo, estas fueron las confesiones de la actriz durante una prolongada entrevista que le realizó Bob Simon para el programa televisivo 60 minutes y que se transmitió a Estados Unidos el domingo.

Si vamos al caso Angelina Jolie es una mujer extraña, o al menos esa es la sensación que a mí me da. Por un lado me sorprendo que a una famosa y bella actriz le interese ese tipo de profesión, y por otro, pienso que sólo a Angie se me podría ocurrir. Pero aunque esta idea de su parte pueda ser descabellada, tiene un origen y un por qué. La actriz cuenta que la idea comenzó tras la muerte de su abuelo:

Esto parece una muy extraña, excéntrica, y oscura cosa para hacer, pero de hecho yo perdí a mi abuelo y estuve muy disgustada con su funeral. Cómo alguien se va y cómo la familia tiene que lidiar con esto, y como la muerte debería ser tomada de otra forma. Si todo esto de actuar no funcionaba, ese iba a ser mi camino.

Angie no solo mencionó la muerte de su abuelo en la entrevista, sino también tocó el tema de la muerte de su madre Marcheline Bertrand fallecida en 2007. Parece que los funerales durante su vida le han dejado con muchas preguntas y su propósito, si hubiese trabajado en los funerales, habría sido de facilitarles las cosas a las personas y ayudarlos a procesar ese difícil momento. Una tarea muy noble, otra vez, de una mujer muy noble.

Imagen: celebitchy