Cuando una mujer está embarazada, normalmente tiene varios problemas, uno de ellos es tener la vejiga con tan poco espacio que tienes que ir mucho más a menudo al baño a hacer las necesidades. Pero por ese mismo caso, un embarazo también mejora a la hora de cantar, ya que esa presión hace que el diafragma esté más tenso y forcemos menos a la hora de cantar. Claro, sabiendo esto es normal que Beyonce, que sigue actuando como si no estuviese embarazada, haya tenido que ir a hacer pipí más veces de lo normal: hasta un total de catorce veces durante dos horas de actuación.

Haciendo los cálculos, cada dos canciones, la artista se ausentaba del escenario para liberar su vejiga. ¿Merece la pena hacer una actuación para estar tan incómoda encima del escenario?, ¿merece la pena pagar un dineral por ir a un concierto en el que hay parones cada dos por tres?

Ahora que ya tiene un embarazo de seis meses, ya que tendrá a su bebé en febrero, y hasta ahora haya podido trabajar sin problemas, a partir del sexto mes lo normal es hacer una vida mucho más tranquila, ya que es cuando más incómodo se está llevando la tripita y cuando se hace más complicado para la salud también.

El concierto en cuestión fue el día 14 de este mes en Fort Lauderdale, en el que no sólo estuvo cantando, sino que también intentaba bailar lo que podía.

Esperemos que el embarazo no se le complique demasiado y que pueda seguir su vida, durante estos tres meses que le quedan, con completa naturalidad. Después del embarazo comenzará su vida profesional con nuevo material y con una personita más en la familia que ya forma con su marido, el cantante rapero Jay-Z.