La muerte de la cantante inglesa Amy Winehouse ha supuesto un duro golpe para el mundo de la música y para todos sus seguidores. Lamentablemente, hemos perdido una gran voz, y ya no podremos seguir disfrutando de su genialidad. Aunque era esperado por todos, incluso por sus padres, mucho nos llamó la atención la cantidad de fans que se afincaban a la puerta de la casa de la cantante para rendirle duelo. A todos esos fans, el padre de Amy, Mitch, regaló varias de las camisetas que solía usar su hija en su vida diaria. Este acto se criticó mucho por la prensa porque no se sabía muy bien si tenía tanto sentimiento por ella como nos hacía creer, ya que daba la imagen de que saqueaban la casa de su propia hija.

Ahora, los padres han decidido donar también el vestido que llevó para la portada de su disco Back To Black. Y todo para causas benéficas. Quizá este vestido sea uno de los más queridos por todos sus seguidores, y ellos lo saben, por eso ha sido el elegido para participar en la subasta.

Desde que su hija murió por ingerir demasiado alcohol, Mitch es el que lleva la fundación, que lleva el nombre de su hija, para ayudar a personas que sufren lo mismo que ha sufrido su hija. El vestido se subastará en la casa Kerry Taylor.

Es triste para mí porque, obviamente, el vestido no debería estar aquí. Debería ser Amy quien estuviera hoy aquí

Sobre la fundación, añade que está contento con sus resultados:

Esperamos que en el primer año recibamos, al menos, cerca de 600.000 euros en donaciones

A esto habría que sumarle el dinero que recogerán con la venta de su vestido, que se subastará junto a otros como los que han llevado artistas y celebrities como Audrey Hepburn, Elizabeth Taylor y Diana de Gales.

Esperemos que consigan dinero para apoyar más esa causa.