Jessica Simpson decidió continuar con sus planes de boda, aunque lo hará después de dar a luz. Luego de que se suspendiera el casamiento entre ella y Eric Johnson, todos creíamos que se trataba de algo malo, que quizás ella se lo habría pensado mejor, o que no era su hombre indicado. Pero los rumores y las posteriores imágenes, nos demostraron que un bebé entre los dos era el causante de ese repentino cambio de planes. Ahora la cantante está decidida a seguir con la idea de contraer matrimonio legal, más ahora, que ambos esperan un hijo.

A pesar de que esa pancita fue ocultada durante varios meses, las imágenes hicieron evidente las buenas nuevas y hace muy poco no tuvo opción más que confesarlo. Al parecer, Jessica estaba esperando que algún medio aceptara su oferta de 500 mil dólares a cambio de que ella hiciera la confesión, pero nadie quiso pagar tanto y el tiempo pasó y se notó en su barriga. Ahora ambos están muy felices por el bebé, y aunque no lo esperaban todavía, era algo que estaba en sus planes, según indica un allegado a la pareja:

Están muy emocionados. No era algo que tenían previsto, pero tampoco era algo que estaban tratando de evitar. Los dos todavía están comprometidos con el casamiento, y los dos estuvieron pensando juntos en qué tipo de bodas querían. La boda será en una fecha posterior al nacimiento del bebé, porque ellos quieren disfrutar este momento de sus vidas. Los dos están muy orientados a la familia, y tener un bebé es algo que ellos querían mucho. Esto es maravilloso.

Me alegro por ellos, y que bueno que piensen de esta forma. Que disfruten del embarazo de Jessica, que para boda ya habrá tiempo.

Imagen: revijaok