Hace a penas unas semanas supimos que nuestra enjuiciada favorita, la actriz Lindsay Lohan había sido tentada por la revista Playboy y que había aceptado la propuesta. Como ya hemos visto fotos sexys e insinuantes de la actriz, no nos sorprendió que su propia madre diese la noticia. Ahora, la actriz va a tener que postponer su posado, ya que no estará físicamente disponible para poder realizarlo en el plazo que estimaban.

Estamos acostumbrados a ver que Lindsay nunca cumple sus promesas: que si dejará el alcohol, que si se rehabilitará en lo que sea que sea adicta, que si es buena y no ha robado, que si lo siente y que la próxima vez llegará a tiempo a los servicios sociales... Todas estas cosas que acaba por no cumplir han sido las culpables de este retraso, otra promesa incumplida hacia la revista, ya que tendrá que permanecer durante treinta días en la cárcel.

Se supone que la sesión de fotos ocurriría la semana que viene y, según se decía, su hermana estaría acompañándola, pero no va a poder ser, porque tendrá que cambiar la luz de los flashes en la mansión de Playboy por la luz de la celda en la cárcel.

Según la revista Playboy la portada de Lindsay está prevista para el mes de enero. Suponemos que si se posponen las fotos, puede que también se postponga la salida de la revista. Según el propio Hefner todavía no se sabe qué tipo de fotos serás las que se tomarán de la actriz, es decir, el entorno en el que serán tomadas es un desconocimiento para todos, incluso para él, lo que sí se sabe es que la actriz hará su segundo posado para la revista, semidesnuda, como ya lo hizo en la anterior.

Imagen: We Love B Divas