Hace unas horas os comentábamos que el actor Alec Baldwin había tenido que ser echado de un avión por tener una adicción: la de jugar al Words with Friends, un juego de móvil muy famoso y que parece tenerle enganchado como si de una droga se tratase. El actor se negó a dejar de jugar mientras permanecía en el interior de un avión de American Airlines.

Después de todo lo pasado, y de haber tomado otro avión para llegar a su destino, Alec compartió con todos sus seguidores de twitter todo lo que había vivido. Pero, como ya pasó con Charlie Sheen, después de la polémica, su cuenta comenzó a ser seguida por un total de 600 mil nuevos seguidores, por lo que el actor decidió jugar a un último juego en su página de twitter. Tal y como él mismo dijo:

Vamos a jugar un juego llamado Mass Unfollowing (dejar de seguir masivo). Quiero cerrar este acto para comenzar de nuevo, así que hoy a las 10 PM, hora de Nueva York, dejad de seguirme

No sabemos hasta cuándo la cuenta estará desactivada, lo que sí que sabemos es que la cuenta de twitter @alecbaldwin todavía está disponible. Hasta cuándo estará ausente de su querido twitter, es todo una incógnita.

El actor fue visto anoche en el aeropuerto de JFK en Nueva York. En las imágenes del vídeo, que incluímos en el anterior post, no quiso comentar nada al respecto. Los que sí han querido comunicar lo que pasó, han sido las aerolíneas American Airlines:

Desde que un cliente muy famoso ha comentado a los medios que había sido echado de un vuelo de American Airlines el martes, 6 de diciembre, hemos decidido dar nuestro punto de vista y la realidad de lo que pasó, así como las normas y regulaciones de la FAA de América, que debemos cumplir. Los teléfonos móviles y dispositivos electrónicos pueden ser utilizados mientas se está en la puerta de embarque. Cuando se cierra la puerta de salida y la luz del cinturón de seguridad está activada, todos los teléfonos y aparatos electrónicos deben de ser apagados para que el despegue se realice en condiciones. Este pasajero se negó a apagar su teléfono cuando se le pidió que lo hiciese en ese momento. El pasajero, en última instancia, se puso de pie (cuando la luz del cinturón de seguridad estaba encendido) y se fue al baño para continuar con su teléfono móvil encendido. Cerró la puerta del baño con tanta fuerza que la tripulación de cabina se alarmó cuando escuchó el ruido. Inmediatamente, la tripulación de cabina fue hacia esa posición para verificar cuál era el problema. El pasajero se puso extremadamente grosero con la tripulación, llamándoles con nombres inapropiados y utilizando un lenguaje ofensivo. Teniendo en cuenta los hechos anteriores, el pasajero fue retirado del vuelo y se le negó el embarque

Finalmente, pareció más de lo que nos hacía creer, y es que el hombre que parece apacible y amable también tiene su genio.