No es la primera vez que nos enteramos de la noticia de que un famoso ha realizado algo que no tenía que hacer en el interior de un avión. La rica ex heredera Paris Hilton llevaba un cuchillo en el interior de su bolso, lo que hizo que el vuelo se retrasase un par de horas. Ahora sabemos que ese tipo de objetos punzantes y metálicos no debemos introducirlos en el avión, pero no es sólo este tipo de actos los que hacen que tengan que llamar la atención a alguien.

En esta ocasión, el actor Alec Baldwin ha sido el afectado ya que, en el día de ayer, fue expulsado de un vuelo de American Airlines, tras discutir con un asistente de vuelo, y todo por un teléfono móvil. Alec está enganchado a un juego de móvil llamado Words with Friends, y la utilización de ese juego en el avión consiguió que fuese expulsado del vuelo en el Aeropuerto Internacinal de Los Ángeles.

Su representante, Matthew Hiltzik, ha hablado sobre el suceso:

Le encanta Words With Friends tanto que estaba dispuesto a abandonar el avión por seguir jugando. Pero ya ha cogido otro vuelo de American Airlines.

Y tanta es esa adicción como la que tiene por twitter, en la que comenta a todos sus seguidores lo que le pasa en el día a día. Tras su salida del avión, el actor se quejó del trato recibido. Sinceramente, creo que casi todos los que tenemos facebook y twitter hacemos comentarios como los que hace Alec. Así, recriminó a los asistentes de vuelo el trato:

Los profesores de gimnasia retirados de un colegio católico de 1950 encuentran trabajos como asistentes de vuelo. No volveré a volar con American Airlines

No sabemos muy bien a qué se refería, pero está claro que no era nada bueno. Al leerlo en twitter, la compañía se puso en contacto con él mediante este medio para que el actor les cediese los datos para poder hablar directamente con él.

Señor Baldwin, estamos en ello. Por favor, mándenos un mensaje privado con sus datos de contacto

Suponemos que después todo se arreglaría porque, tal y como dijo su representante, el actor había cogido otro avión a su destino. Suponemos que, en esta ocasión, no montó una sentada tras negarse a dejar de jugar por teléfono.

He de reconocer que no conozco el juego. ¿Es tan adictivo como para que te echen de un avión? Cada vez ves cosas más impresionantes. Los actores son muy raros.