Brooke Mueller ingresará nuevamente a rehabilitación. La actriz no se ha dado ningún respiro de los problemas, al parecer, durante estos últimos años. En esta ocasión hará nuevamente el intento por recuperar su salud en un centro para tratarse sus ya sabidos problemas con las drogas. Por un lado es algo que nos alegra, saber que esta madre de dos niños pequeños hará algo por su salud, y por otro lado, me da pena que una mujer tan joven y con hijos preciosos tenga que estar pasando por esto. Pero la realidad es que ha tenido para elegir en varias ocasiones, y ahora está dispuesta a mejorar su salud.

A pesar de que en un principio de rehusara, Brooke aceptó ser ayudada nada más y nada menos que por su ex esposo Charlie Sheen, quién será el encargado de costearle los gastos de la clínica donde Brooke será ingresada. La familia y amigos de Brooke también ayudaron a insistir a la actriz de que debía hacer algo por su vida. Todo llegó a su punto máximo el 2 de diciembre cuando la arrestaron por posesión de cocaína y por agredir a una mujer. Se dijo que la cantidad de cocaína que se le encontró fue tanta, que se presume que haya sido no solo para consumo personal, sino también para distribuír.

Este pasado sábado la actriz fue fotografiada saliendo de la discoteca Beverly en West Hollywood, y su salida fue bastante dramática, ya que al ver las cámaras corrió hacia su auto, usando su chaqueta para taparse la cabeza, y hasta casi se cae al suelo. De verdad que es algo ya patético y triste de ver y no lo digo por menospreciarla, sino porque no se lo merece y es una situación fea la de ser el centro de atención de los periodistas por sus metidas de pata. Yo espero realmente que se recupere primero por ella misma, y luego por sus pequeños hijos que necesitan al menos a uno de sus padres sanos.