La cantante Jennifer Lopez quiere hacer borrón y cuenta nueva. Quiere olvidarse por completo del que ha sido su marido, hasta hace un par de meses, Marc Anthony. Según las últimas informaciones sobre la cantante, que ahora mantiene una relación con un bailarín llamado Casper Smart, quiere dejar de echar la vista atrás y ver esos objetos y fotografías que tanto le recuerdan una vida pasada, por eso ha decidido quitar de su vida todos esos objetos.

Según amigos y familiares, lo único que queda o que va a quedar en la casa de Jennifer serán las fotografías en las que aparece ella con Marc y sus pequeños gemelos, Max y Emme, o los que los pequeños salen sólo con su padre. El resto de fotografías y objetos son parte del pasado en su vida, incluyendo los regalos que el cantante le realizó durante su noviazgo y su matrimonio.

Al parecer, la cantante está vendiendo todos sus recuerdos a sus familiares y amigos, y no es la primera vez que lo hace, sino que, según gente cercana a la actriz y cantante, esto lo suele hacer siempre que termina una relación. Lo que más nos llama la atención es que, según estas fuentes, Jennifer podría haber vendido hasta su anillo de compromiso, repleto de diamantes. Y no sólo las joyas serán o han sido vendidas, sino que la ropa que Marc le regaló también ha sido vendida.

Suponemos que, entonces, Jennifer Lopez se ha quitado de en medio todo lo que no ha comprado ella. Es tontería ir guardando cosas si no se van a utilizar, ¿verdad?. Sinceramente creo que debería de hacer lo mismo, venderlo todo pero para donarlo a causas benéficas. ¡Quién sabe!, a lo mejor Marc querría recuperar algo de lo que le compró a su entonces mujer.

¿Y qué me decís sobre el super coche que le ha regalado Jennifer a su nuevo novio?, ¿si rompen también créeis que lo regalará?, no sé por qué creo que no.