La muerte de la actriz Liz Taylor conmocionó el mundo de internet y del cine. Twitter se llenó de comentarios de famosos y de anónimos dando ánimo a la familia y amigos. Ahora, sus joyas salen a la venta, y alguna de ellas ha sido comprada por la multimillonaria Kim Kardashian.

La venta se ha producido a través de subasta. Hasta un total de 116 millones de dólares han sido los recogidos por la venta de las joyas que, ya no sólo tienen un gran valor por los materiales por los que están hechos, sino que también hay que añadirle el valor añadido que tienen al haber pertenecido a esta gran actriz.

También hay que decir que los 116 millones no han sido íntegramente dados por Kim, sino que ha habido más gente que ha pujado por varias de las joyas. En realidad, Kim Kardashian ha comprado un total de tres brazaletes realizados con jade y diamantes. Suponemos que la heredera ya habría echado el ojo a los brazaletes, ya que era una admiradora acérrima de la actriz. Al parecer, había quedado muy admirada al haber participado en un pequeño proyecto que habían tenido ellas dos juntas poco antes de la muerte de la actriz.

Además, Kim Kardashian tiene la idea de que la piedra jade da mucha energía, quizá necesite algo de apoyo natural después de su separación e inminente divorcio de Kris Humphries. Ahora, piensa que esa piedra le ha a dar la fuerza que necesita, y así, además, estará más conectada (de alguna manera) con la desaparecida Liz Taylor.

Aunque todavía Kim no tiene la joyería, seguro que podrá tenerla en su mano en los próximos días.

No sé por qué tengo esa impresión, pero estoy segura de que dentro de poco podremos ver imágenes de Kim con alguno de los brazaletes de Liz Taylor.