Pasa el tiempo y Sandra Bullock está cada vez más bella. No se cómo lo hace esta mujer pero a los 47 años es una de las famosas mejor conservadas. Soltera y con un hijo adoptivo, sigue captando las miradas de los fotógrafos que en esta oportunidad acudieron a la presentación de su última película Extremely Loud. A estas alturas nos preguntamos cómo una mujer tan bella puede estar soltera, pero por cuestiones de la vida y malas elecciones de parejas (particularmente la última), han hecho que la actriz se haya tomado un tiempo para dedicarse a su hijo adoptivo Louis. Sin embargo, el brillo lo sigue teniendo como si de una treintañera se tratase.

La presentación de su última película Extremely Loud, fue compartida con el actor Tom Hanks, su co protagonista. Ella llegó a la alfombra luciendo un exquisito traje negro en satén bastante ceñido al cuerpo, con un escote pronunciado y una camisola color nude por debajo, diseñado por el difunto Alexander McQueen. Sigue manteniendo el toque y conserva una figura muy juvenil, aunque algunos han señalado que se la vio demasiado delgada, sin embargo, todos sabemos que el negro hace milagros, así que no me parece que haya estado perdiendo peso, solo es el color.

Esta sería la primera película para cine de la actriz, ya que durante estos últimos tiempos estuvo dedicándose plenamente al trabajo de madre cuidando a Louis Bardo, a quién adoptó en enero de 2010, a dos meses de haber terminado su matrimonio con Jesse James luego de seis años juntos. Pero después de que ella confesara que en aquel momento su prioridad era ser madre, ahora se la puede ver de nuevo en la gran pantalla, en esta película que se estrenó ayer jueves en Nueva York y que a pesar de que no fue nominada a los próximos Globos de Oro, estoy segura que se la verá genial, como siempre.