La guapísima actriz Demi Moore siempre ha tenido un cuerpo de escándalo. Su cuerpo, junto a su personalidad, consiguió que llegase a ser una de las mujeres más deseadas del mundo. Pero ese sex symbol se opacó un poco con su boda con el niño Ashton Kutcher. Aunque todo el mundo pensaba que ese matrimonio no iba a durar mucho, finalmente tuvimos que darle la razón en que su matrimonio duraría, pero tan sólo seis años.

En las últimas semanas no sólo hemos temido por su situación sentimental, ya que Demi está muy distruída tras la infidelidad del que todavía es su marido, pero más nos preocupamos al ver que el físico de la actriz estaba diferente, y es que en los últimos días se le había visto demasiado delgada. Suponemos que su estado mental también le está afectando a su cuerpo, pero tras estas declaraciones no sabemos qué pensar.

Según ella, el peso que tiene ahora le parece normal porque siempre ha sido muy delgada.

Creo que hoy en día me siento en un momento de mayor aceptación de mi cuerpo, y no sólo incluyo mi peso, pero el cuerpo cambia con la edad y por eso mi cuerpo está actualmente más delgado. Delgada es una palabra que nunca me imaginé que me fuesen a decir, 'Estás muy delgada, y no luces bien'

He tenido una relación de amor-odio con mi cuerpo. Por lo general, siento que me cuerpo me traiciona, cosa que ya es cosa del pasado, cuando lucho con mi peso y tengo la sensación de que no podía comer lo que comía, o que no podia moldear mi cuerpo como yo quería que estuviese

Sinceramente, esta es la situación de todos los mortales. Obviamente, no por ser famosa va a tener una genética diferente y va a tener un cuerpo porque ella lo vale, sino que tendrá que hacer esfuerzos, como todos (o lo abandonamos o lo trabajamos). ¿No os pasa a vosotros también? Siempre se ha dicho que para estar bello hay que sufrir.