Las cosas parecen ir viento en popa en la relación de Jennifer Aniston y Justin Theroux. Creo que esta es una de las parejas que más ha llamado la atención en 2011, y espero que lo sigan haciendo a lo largo de este año. Sin dudas todos estamos muy contentos de que Jen haya encontrado alguien en quién confiar, o al menos pensamos que así es para ella. Aunque hace unos días se viene comentando que la pareja anda en la cuerda floja, ellos nunca han sentido la necesidad de salir a desmentir los rumores y se los ha visto por estos días como un par de bobos enamorados.

De haber rumores, los hubo desde el primer momento en que ellos comenzaron a salir, primero se decía que era una farsa, que ella lo había contratado o que no se querían, pero jamás sintieron la necesidad de estar demostrando que su cariño es real, lo cual me parece perfecto. El último rumor fue que ellos discutieron acaloradamente la noche de navidad, sin embargo durante estas vacaciones se los vio más que felices. Lejos de haber elegido el calor, la playa y la exhibición de carne, ambos se alojaron en una casa en Colorado, para esquiar y acurrucarse al calor de la hoguera. Según varios testigos, la pareja tomó clases de esquí y ambos mantuvieron un perfil bajo.

No sería nada raro que este año tengamos novedades de compromiso y boda. Ojalá que Jennifer tome la decisión correcta, aunque a nosotros nos gustaría ver confites de boda.