El año 2011 ya ha finalizado. Ya estamos en el 2012 y todo lo malo que ha habido en nuestra vida el año pasado es para olvidarlo y no volver nunca a echar la vista hacia atrás. Eso es lo mismo que quiere hacer Kim Kardashian, que ha finalizado el año liberada y sin responsabilidades a sus espalda.

Finalmente, Kim se casó con Kris Humphries. Al principio estaba encantada de su boda y de su nueva vida, pero luego todo cambió al convertirse en una mujer casada. Su vida cambió por completo y descubrió que su vida con Kris no era lo estupenda que ella creía en un principio. Tras 72 días juntos, Kim decidió separarse y no dejar ninguna puerta abierta a la reconciliación.

Estas fiestas las ha pasado con su familia, tal y como pudimos ver gracias a los tweets que ella misma nos ofreció en estas fechas tan señaladas.

He aprendido a seguir siempre mi corazón. Estoy aprendiendo a mirar hacia adelante y nunca volver la vista atrás. ¡Quién más está preparado para dejar ir el 2011 y tener el mejor 2012!

El 2012 piensa que es el año en el que más disfrutará y en el que más se querrá a sí misma. En los últimos meses ya no se cuidaba como de costumbre, e incluso había dejado aparcado el estuche de maquillaje. Tenemos claro que eso es algo que ya habrá retomado.