Hay mucha gente que no miraba con buenos ojos la relación entre Katy Perry y Russell Brand, y en estos días nos hemos enterado de que los padres de la cantante tampoco estaban muy de acuerdo con esta relación. Suponemos que ahora ellos estarán contentos de su inesperada separación. Para los que estamos apartados de su vida personal, la noticia cayó de repente, sin haberlo esperado, aunque seguramente algunos familiares y amigos estuviesen esperando que su relación llegase a su fin para poder tenerla de nuevo como siempre.

De momento, se están viendo camiones de mudanza en la casa que compartían y, aunque no se sabe quién de los dos es el que se muda, está claro, por lo que hemos sabido después, que el que ha decidido separarse ha sido el actor cómico, ya que los amigos de la pareja han comentado que ella no quería separarse.

Según ha comentado el periódico The Sun, los padres, Keith y Mary Hudson, estaban rezando porque su hija se separase, así que la noticia les ha parecido un regalo de Dios. Sus padres son personas muy creyentes, concretamente evangélicos, y esto había hecho mella en su relación.

Al parecer, los padres están deseando que la cantante vuelva a estrechar sus lazos con la religión evangelista.